Yeguada El Jazmín la fuerza española bajo el sol de Mexico.

Watch the video

Amanece en Yeguada el Jazmín, nuestro animales ya respiran la libertad y el clima que les hace fuertes con ese carácter único del Pura Raza Española. El rancho entero despierta como un rincón ideal para que nuestros animales tengan el mejor de los cuidados, un desarrollo vital que les haga inspirar fuerza, magia, luz.

NUESTRA EXPERIENCIA

Nuestras yeguas salen a pastar al campo libres y en total tranquilidad, esas yeguas con raza y expresividad que El Jazmín ha seleccionado de las mejores líneas de España. Algunas ya nacidas en casa, pero que siguen la estela de lo que soñamos en un caballo español. Esta yeguas enamoran, estas yeguas transmiten majestuosidad, robustez, elegancia.

Esos potros que demuestran su clase desde nacidos y que junto a sus madres crecen en total armonía con su propia naturaleza. El mejor de los tratos en su manejo diario los hace inteligentes, dóciles, de fácil aprendizaje sin jamás perder su temperamento. Sólo observar estas imágenes ya es un placer a los sentidos y se siente algo que solo entendemos los enamorados de los caballos, ese algo que corta la respiración.

Nuestros sementales inician su trabajo. Montes II hijo del mítico Armas Tarugo con su raza y su clase soberbia, con esa mirada de fuego y nobleza. Bodeguero Azahar nieto de Ducado X. Recaredo III nieto de Guardadamas. Alconchel JAZ hijo de Armas Tarugo y Niagra Azores. Caballos con sangre de gran categoría elegidos por su raza y por su belleza y que al moverse derrochan raza a raudales con esas manos arriba, ese temple y esa fuerza.

Nuestras madres, además de su genética, enseñan a sus potros a confiar, una vez destetados se desarrolla en amplias corraletas sin perder un ápice de su nobleza, creciendo felices y sanos.

Ya de adultos el trabajo es continuo a la mano y en montura, nuestra pista de entrenamiento es testigo diario del esfuerzo y la disciplina que nuestros sementales siguen demostrando con montura lo mismo que a la mano, raza, fuerza y expresividad.

Terminando el día vuelven nuestras yeguas a sus cuadras con la disciplina y el orden de un cuidado manejo regresan a descansar a sus amplios boxes.

Y aún cuando ya anochece hay tiempo para disfrutar de la luz de la luna, para ejercitarse en entornos nuevos que todo es poco para estos caballos que todo merecen y que de todo son capaces, así crece su fuerza.

Yeguada El Jazmín la fuerza española bajo el sol de Mexico.

 

 

separador siempre